Central Argentino jugará la final con ASAC

El Lobo venció a Riberas del Paraná y se ganó un lugar en la final, en tanto que el Picante se quedó con el derby de Arroyo Seco, tras superar al Panza, y será el otro finalista. El equipo oriundo de Fighiera buscará ser campeón tras 31 años de espera.

 

 

POR GERMÁN MARTINEZ



Llanto, emoción, alegría, festejos. Todas esas sensaciones envolvieron a los jugadores de Central Argentino de Fighiera una vez que el árbitro hizo sonar el pitazo final. El Lobo le ganó por la mínima diferencia a Riberas y quedó a un paso nada más de escribir su nombre en las páginas doradas del fútbol regional. En la otra vereda, en Arroyo Seco, ASAC desplegó su superioridad en territorio ajeno y se quedó con el superclásico. El Picante, tras un torneo de receso, volverá a disputar una final.

Con la necesidad de saber quién será el nuevo finalista del torneo Clausura, bajo el intenso sol de la tarde del sábado se enfrentaron, en Fighiera, Central Argentino y Riberas del Paraná.

Tras el empate sin goles en el duelo de ida, ambos equipos estaban en igualdad de condiciones de cara a sus sueños y metas.

Ante un estadio colmado, Adrián Baigorria dio la orden y las ilusiones comenzaron a rodar en la cancha del Lobo.

El entrenador de Riberas, Esteban Pérez optó por dos referentes de área y le dio lugar a Mauro Dotta junto a Heber Salvatierra.

La primera jugada de peligro del partido fue para la Academia y la protagonizó Dotta. Agustín Lara ejecutó un tiro libre al corazón del área, el delantero superó a su marcador y, sólo frente al arco, marró el cabezazo.

Un par de minutos después contestó Central Argentino. Jonatan Guerra dominó dentro del área, remató bajo y el arquero Germán Tomasini respondió dando rebote. Paolo Ortiz capturó el balón en el vértice del área chica y, sin resistencia, envió la redonda por arriba del travesaño. El Lobo dejaba pasar una inmejorable posibilidad de trepar en el marcador. Más aún cuando, unos minutos después, fue Guerra quien estuvo a punto de romper la paridad con su disparo.

A los 35, Gerardo Dusso, arquero del Lobo, protagonizó la atajada del partido. Carlos Izarra desbordó por su sector y envió un centro que se fue cerrando y, tras el manotazo del uno, dio en el travesaño. Salvatierra dominó el rebote sacó un tremendo remate desde el borde del área chica, Dusso se agigantó y, de manera extraordinaria, tapó el remate con su cuerpo. 

El uno se trasformaba en el pilar fundamental de la férrea defensa de Central Argentino y le ahogaba el grito de gol al juvenil delantero albirrojo.

A falta de 2 minutos para que finalice el primer capítulo llegó la única emoción del partido. El gol de la victoria.

Paolo Ortiz habilitó con un gran pase a Jonatan Guerra, el delantero controló el balón y con un sutil remate bajo y cruzado decretó el 1 a 0.

Central Argentino de Fighiera marcaba la diferencia y se ilusionaba con el pase a la final. El Lobo se fue al descanso con la tranquilidad de estar ganando el encuentro y, para los segundos 45 minutos, defendería con uñas y dientes la ventaja obtenida.

Por su parte, Riberas no supo como romper la resistencia rival y falló en la estocada final. 

En el complemento, el elenco de azul y blanco salió sumamente decidido a estirar la diferencia.

A los 3, Guerra tuvo en sus pies el segundo gol pero Tomasini respondió de manera brillante y envió la pelota al córner.

Central Argentino acorralaba a Riberas quien, con poca claridad, intentaba llevar peligro con cambios de frente y centros sin destino.

A los 21 se produjo la jugada más polémica del partido. El volante del Lobo Paolo Ortiz simuló una infracción dentro del área y se ganó la segunda tarjeta amarilla. Central Argentino se quedaba con un hombre menos y el ribereño se ilusionaba con aprovechar la superioridad numérica. Pero la ilusión le duró muy poco. En esa misma jugada, el asistente Nº 2 Diego Ballinari observó un movimiento antideportivo de un jugador de Riberas y se lo informó al árbitro. Inmediatamente el juez no dudó y expulsó al volante central Nahuel Cortés. 

En los minutos siguientes el juego se volvió extremadamente friccionado. Riberas no encontró la fórmula para vulnerar la resistencia local, mientras que Central Argentino supo como defender la conquista y se quedó con el pleito.

Sin tiempo para más, el árbitro decidió dar solamente un minuto de recupero, y el elenco de Fighiera se quedó con el pase a la final.

Central Argentino fue un justo ganador y coronó de la mejor manera el trabajo de toda la temporada.

Riberas, por su parte, cayó de pie. Los jugadores albirrojos se entregaron por completo y se despidieron dignamente del Clausura. 



Clásico finalista

Una vez más, la ciudad de Arroyo Seco se paralizó para ser testigo de un nuevo derby. Unión y ASAC se volvieron a ver las caras para definir, nada más y nada menos, quién sería uno de los finalistas del torneo Clausura de la Liga Regional del Sud.

En el primer enfrentamiento, en La Baja Italia, el Picante aprovechó al máximo su condición de local y superó al Panza por 2 a 0. Leonel Melillo y Gustavo Baiocchi fueron los héroes en aquella tarde teñida de azul y blanco.

Este domingo, acompañados por un imponente marco, el conjunto dirigido por Rogelio Nardoni saltó al campo de juego con la necesidad y obligación de dar vuelta la serie para poder mantener vivo el sueño de estar en la final.

Desde el primer minuto de juego el Panza se volcó en busca del descuento y, a los 13, lo logró.

Uno de los goleadores que tiene Unión, Jesús Díaz, logró superar la resistencia del experimentado arquero Pablo Camuglia y protagonizó el primer festejo de la tarde.

El Panza achicaba la diferencia y quedaba a tan sólo un grito de la igualdad. 

El tempranero tanto de Díaz revivió las ilusiones y Unión se esperanzaba con el empate.

Pero la alegría no le duró demasiado. Unos minutos después, a los 25, apareció Carlos Solari y enmudeció el estadio. “Charly” quebró la valla de Juan Giovacchini y puso el marcador como al principio.

Con el empate en uno, el Picante se afianzaba en el campo de juego y se acercaba, uno poco más, a una nueva final.

En el segundo tiempo, Unión intentó por todos los medios descontar pero ASAC se consolidó en la última línea y no permitió que su eterno rival consiga acortar la diferencia.

Sobre el final, en el epílogo del encuentro, el Picante le puso cifras definitivas a la serie. 

Jorge Puntunet se probó el traje de goleador y sentenció la suerte de Unión.

En el partido de vuelta de la serie de semifinal ASAC ganó por 2 a 1 y, automáticamente, se trasformó en el finalista del Clausura.

El Picante se quedó con los dos choques y redondeó la serie con un abultado 4 a 1 final.

Ahora, luego de un campeonato de descanso, el elenco de Horacio Vailatti volverá a protagonizar una definición de campeonato.

La última vez que ASAC llegó hasta esta instancia fue en la temporada 2011 en donde superó a Atlético Empalme y le sumó una estrella a su rica y gloriosa historia.



La violencia dijo presente

Lamentablemente, y como ya es costumbre, la violencia estuvo presente antes y después del súper clásico de Arroyo Seco. En la previa al partido, la parcialidad visitante debió desviarse de su habitual trayecto para llegar al estadio y ahí se produjo el primer enfrentamiento. La parcialidad de ASAC pasó a una cuadra de la sede social de Unión y, como consecuencia, fue inevitable el choque entre las hinchadas. Afortunadamente el pleito no pasó a mayores y el encuentro pudo comenzar con una demora de 15 minutos.

Sin embargo, una vez que finalizó el partido, un selecto grupo de inadaptados de la parcialidad local protagonizó el segundo hecho de violencia de la tarde. Esta vez el enfrentamiento fue con la fuerza policial que, para disipar al público local, respondió con balas de gomas y gases lacrimógenos. 

En otro orden de cosas, en el choque entre Central Argentino de Fighiera y Riberas del Paraná la violencia también dijo presente.

Una vez que terminó el encuentro, al momento de dejar el estadio, un grupo de simpatizantes de la Academia se enfrentó con la policía por escasos minutos. Felizmente lo hechos no prosperaron y la gente de Riberas pudo dejar Fighiera sin mayores inconvenientes.



Resumen

Partidos de vuelta

Semifinal




Sábado

Central Argentino 1

Riberas del Paraná 0

Gol: Jonatan Guerra

Terna arbitral: Adrián Baigorria, Mario Frete y Diego Ballinari

Expulsados: Paolo Ortíz (CA); Nahuel Cortés (CARP)

Cancha: Central Argentino de Fighiera

Resultado global: Central Argentino 1 – Riberas del Paraná 0



Domingo

Unión AS 1

ASAC 2

Goles: Jesús Díaz (UAS); Carlos Solari, Jorge Puntunet (ASAC)

Terna arbitral: Marcelo Díaz, Cristian Flores y Osvaldo Maldonado

Expulsado: No hubo

Cancha: Unión AS

Resultado global: Unión 1 – ASAC 4