Futbol Interior - Historias

La paliza de Instituto a Belgrano que nadie leyó

Instituto del ’72. Hace 40 años, la Gloria goleó a Belgrano en la final de la Liga, pero ningún medio gráfico cubrió su consagración debido a un paro.

Equipazo. Parados: Jorge Perriot, Américo Gutierrez, Juan José Moyano, Miguel Olmedo, Daniel Machado y Antonio Roca. Agachados: José Luis Saldaño, Osvaldo Ardiles, Mario Kempes, Alberto Beltran y Carlos Marocchi.

Equipazo. Parados: Jorge Perriot, Américo Gutierrez, Juan José Moyano, Miguel Olmedo, Daniel Machado y Antonio Roca. Agachados: José Luis Saldaño, Osvaldo Ardiles, Mario Kempes, Alberto Beltran y Carlos Marocchi.

 

Fue mucho más que una final. Los clásicos que protagonizaron en 1972 Instituto y Belgrano para definir el título del Oficial de la Liga Cordobesa tuvo de todo.

Para empezar vale decir que en cualquier votación para elegir a los mejores jugadores de ambos clubes de todos los tiempos, varios de aquellos protagonistas del ’72 aparecerían en uno u otro equipo. ¿Nombres? Mario Kempes, Osvaldo Ardiles, José Luis Saldaño, Alberto Beltrán (por Instituto), José Reinaldi, Héctor Tocalli, Tomás Cuellar, Miguel Laciar (por Belgrano)...

Fue una serie final accidentada, cargada de polémica y con un premio extra por demás apetitoso: el ganador se hacía acreedor a la plaza fija que la AFA le otorgaba a la Liga Cordobesa en el Nacional del año siguiente.

Eran años en que el ambiente político nacional estaba convulsionado con el regreso de Perón tras el exilio, mientras el gobierno del dictador Agustín Lanusse transitaba sus últimos meses. Las huelgas se sucedían y en ese marco conflictivo los medios gráficos se plegaron al dejar a la ciudad sin diarios por varios días.

La serie interminable

Mientras Belgrano disputaba el Nacional y buscaba su pase a semifinales, una poco feliz programación de la Liga Cordobesa le fijó fecha a las finales entre semana. Los celestes protestaron pero igual se presentaron al primer partido (15 de noviembre), en el que igualaban 1-1 hasta que José María Suárez, defensor de los de Alberdi, fue alcanzado por un proyectil. El Tribunal de Penas fue categórico y declaró ganador a la “B”.

La revancha prevista para siete días después, jamás se disputó: los celestes no se presentaron a jugar argumentando que la reglamentación del Nacional lo amparaba a pedir postergación de los partidos locales hasta finalizar su participación en el torneo de AFA. Sin embargo, el Tribunal de Penas falló con igual dureza y declaró ganador a Instituto.

Con el sabor amargo de dos resultados de “escritorio”, ambos equipos consensuaron volver todo a foja cero y dirimir al ganador del Oficial en dos finales programadas en Talleres al finalizar el Nacional.

El 21 de diciembre, Instituto se impuso 2-0 con dos goles de Kempes y en la revancha, jugada dos días más tarde, ratificó su superioridad con un baile de novela: 5-2 con tres tantos del “Matador”, y uno de Carlos Marocchi y “el Loco” Saldaño.

Sin embargo, la repercusión mediática de lo que pudo ser unas de las “finales del siglo” fue casi nula. Cuando los diarios volvieron a la calle, la noticia ya era “fiambre”, por más que en Alta Córdoba, el carnaval se adelantó en el calendario.

Homenaje a un equipazo

Para recordar al Instituto de 1972, el socio Luis Olocco, quien integraba la subcomisión de fútbol de aquella época, hizo una convocatoria para homenajearlos. “Después de la Gloria de 1925, ’26, ’27 y ’28, ése fue el mejor equipo”, dijo.

René Arregui, exjugador, afirmó: “Era un grupo humilde y unido, nunca se la creyó y siempre intentó jugar”.