Peñarol dio un paso inmenso para avanzar a segunda fase

El Tricolor fue muy superior al elenco de Paraná Campaña y lo superó 4 a 1 con un buen juego colectivo.

Uno

El Trícolor dominó el partido de principio a fin y tuvo en el Chino Molina al jugador más destacado de la cancha. Foto UNO/Diego Arias

 

 

Mostrando una clara superioridad en el juego que pudo reflejar en el tanteador, Peñarol superó, siendo local en cancha de Belgrano, superó a Deportivo Bovril por 3 a 1 en partido correspondiente a la quinta fecha de la Zona 54 del Torneo del Interior. Juan Molina en dos ocasiones, Guillermo Cabeza y Juan Ermácora anotaron para el local; Rubén Marín descontó para la visita.

Con el éxito obtenido y hasta tanto el Tribunal de Penas resuelva que sucede con los 10’ pendientes entre Arsenal de Viale y Sportivo Urquiza la escuadra que representa a la Liga Paranaense de Fútbol quedó como líder sin compañías en su grupo y a un paso de la clasificación a segunda fase.

Haciéndose de la pelota fue Peña el que se adueñó del trámite en el tramo inicial del cotejo. Había criterio en la circulación pero le faltaba la profundidad necesaria para romper el esquema con dos líneas de cuatro bien marcadas que plantaba el Deportivo en su propio terreno.

A pesar de ser dominado, el representante de Paraná Campaña fue el que tuvo la primera opción para marcar en la valla contraria. A los 5’, Iván Pross y Emiliano Heredia demoraron un rechazo lo que fue aprovechado por Milton Moro que cruzó un derechazo que acarició un palo.

Con Laureano Ramírez apuntalando al resto desde la bomba central y la inteligencia de Guillermo Cabeza tirándose a los costados, y el retraso de Molina para volantear y participar del armado, el Tricolor encontró espacios y posibilidades para marcar. A los 10’ el Guille puso un que derivó en un toque de Schwaiger que Eduardo Ramírez controló yendo abajo contra un palo.

Dos minutos más tarde, otra vez Schwaiger pisando el área remató apenas desviado.
 

La más clara se dio cruzando el cuarto de hora cuando Molina disparó de derecha y previo rebote en el arquero el balón dio en el palo, antes de ser despejado por José Cafarello en la línea de sentencia.

Parecía tan sencillo para el conjunto del barrio Pirola, que iba y por momentos se desprotegía en el fondo. Por eso a los 18’, Correa tuvo que usar los pies para desviar un envío de Medina.
 

El paso de los minutos acentuó el dominio de el Trico que no ganaba por imperfecciones de sus jugadores en la definición y por la tarde inspirada de Eduardo Ramírez que a los 25’ adivinó la intención de Hernán Cepellotti de definir por encima de su cuerpo.

En el cuarto de hora final, aun sin ser tan intenso Peñarol se insinuaba superior y tuvo su recompensa a los 40’, cuando una inspiración de Ariel Schwaiger dejó sin marcas al Chino Molina que con exquisitez definió y puso el más que merecido y celebrado 1 a 0.

SEGUNDO TIEMPO. En la vuelta a la actividad no pecaron de conformistas los orientados por Fabián Reynoso que fueron por más; favorecidos por el estatismo de un rival sin consistencia física que se fue quedando sin piernas. La sentencia no tardó en llegar. A los 7’ Molina vio como Cabeza ganaba la espaldas una defensa en línea y lo habilitó; el goleador esperó el movimiento del arquero para definir al otro costado y poner un 2 a 0 que a pesar del mucho tiempo que quedaba asomaba como lapidario.

La diferencia en los niveles de producción era tan abismal que el cotejo mantenía carácter de oficial por la presencia de una aceptable concurrencia de hinchas locales y un árbitro que impartió justicia con acierto.

Dentro de lo desvirtuado del contexto Peña se mantuvo serio y llegó al tercero. Cuando se distrajo llegó el impensado descuento de Rubén Marín.

La alteración que pudiera sufrir el marcador dependía de lo que produjera o dejara de hacer el dueño de casa. Peñarol apostó a esperar y cederla le iniciativa a su rival que chocó contra su propia impotencia. Un nuevo encuentro entre Molina determinó la cuarta conversión del Tricolor que dio un paso que lo deja cerca de la clasificación a la segunda fase.