Negro el ocho… negro agónico


Agónico e importante triunfo de la Comisión de Actividades Infantiles, que está en racha positiva ya que sumó 7 puntos en los últimos tres partidos y quedó a 3 unidades del líder Deportivo Roca. Por la 7º fecha de la Zona 1 del Torneo Federal “A”, el “Azzurro” venció por 2 a 1 a Alvarado de Mar del Plata.

La Quimera

630f5c59c465426de23793b1e05339ac408

Jorge Gaitán abrió la cuenta a los 12’ para los comodorenses. Ya en el complemento, Fabián Castillo igualó para la visita a los 21’. Luego llegó el turno de las incidencias porque Marcos Ruiz y Jorge Gaitán se fueron en el local y, en el medio de esas dos expulsiones, vio la roja Mauro Castro en la visita. Y cuando el partido se moría, a los 49’, el “Negro” Sebastián Benítes reventó el arco y le dio los tres puntos a la C.A.I.
La CAI no tuvo un buen desempeño. Pero este juvenil equipo, cuando hay que ponerse el “mameluco”, el overol, justo después de los festejos por el día del trabajador, reemplaza la falta de juego con actitud y sacrificio. Porque la racha positiva que viene acarreando no es casualidad ya que hace 14 días dio vuelta un complejo partido ante Cipolletti, luego empardó un 0 – 2 ante Deportivo Roca y ayer, en el ocaso del encuentro, consiguió tres puntos valiosísimos en otro durísimo cotejo.
El desarrollo fue decididamente malo. Del lado local, no encontró juego en ningún momento. No pudo hacer correr el balón y, desde ahí, crear situaciones de riesgo. Entonces solamente se subordinó a confiar en alguna escapada de Vargas o en algún chispazo de Gaitán. En oposición, Alvarado presionó en campo ajeno pero no fue profundo, no puso a sus delanteros de frente al arco. Sin embargo, fue el primero en atacar a los 6’ cuando Ronco le tapó un mano a mano a Tello por derecha luego de un error de Seguel en el cierre.
La CAI se despertó en el partido a los 12’ y fue de la mejor forma. Porque Núñez Morales la recibió de espaldas en tres cuartos de cancha, la aguantó, posteriormente giró y le metió un magnífico pase largo para la subida de Vargas por el costado diestro. El barilochense abusó de su ligereza, llegó hasta el fondo, aplicó un centro rasante que recorrió toda el área chica y, ante la pasividad de la defensa visitante, Gaitán convirtió el 1 a 0 y el tercer gol consecutivo en su cuenta personal.
A partir de esa conquista, el encuentro se tornó tranquilo. Demasiado calmo y pasivo. En síntesis: aburrido. Prácticamente se prestaron la pelota y solamente la CAI originó una aproximación a los 32’ con un pelotazo cruzado de Villarroel para Núñez Morales, quien enganchó dos veces y sacó un derechazo débil que atajó Pucheta.
No pasó mucho más que eso y en el segundo tiempo, apurado por la desventaja, Alvarado creció levemente. Tello mejoró considerablemente y desequilibró en su andarivel. También contribuyó Castro con sus incursiones. Por su parte, el “Azzurro” se fue replegando y sus intenciones eran de contra. Eso sí, sin obtener resultado debido a que no propinó nada en ofensiva.
Pese a ese contexto, el trámite era sereno y la defensa local se afianzaba con el pasar del tiempo. Pero a los 21’ el balón estuvo muchos segundos en el área de CAI, fue de un lado hacia otro y en la derecha le quedó a Tello. El “7” la devolvió por lo bajo adentro, dio en un defensa, se elevó a un metro del área chica, Ronco saltó flojamente y Castillo, con el parietal izquierdo de su cabeza, colocó el empate para el conjunto marplatense.
Con la valentía de la igualdad, el “Torito” provocó dos situaciones consecutivas a través de dos subidas del criterioso Castro. En la primera, la más clara de la tarde, tiró el centro atrás para Sendra y el remate del “10” fue salvado en la línea por Seguel. En la segunda el “3” mandó el centro para la concreción desviada de Roda.
Después de esas jugadas, el encuentro se desvirtuó por las incidencias, que son frecuentes en la CAI. Ruiz fue el primero que recibió roja, directa, en una acción discutible ya que disputó arriba el esférico con Castro y en la caída el “5” pisó al “3”. Justamente Castro, tras dos minutos, le cometió falta a Prieto y vio la segunda amarilla que también dejó a la visita con diez jugadores. Pero a los 40’ otra mala noticia se produjo en el elenco de Tula a causa de una infracción de Gaitán sobre Pereyra. Segunda amonestación para “Coco” y a las duchas con anticipación.
Luego a la repartija de tarjetas por parte de Testa y tras cuatro minutos de adición, la Comisión de Actividades Infantiles, con un enorme despliegue, apostó a su último número, le jugó al “8”. Y fue el número de la suerte porque Reynoso ejecuto un córner desde la derecha producido por él mismo. El envío se abrió pasado para Leguiza, quien al costado de le medialuna se la cedió atrás para el tremendo derechazo del “Negro” Benítes que se incrustó en el ángulo izquierdo. El “Azzurro”, en el ocaso, donde pesan más las piernas, conjugó precisión y certeza para obtener tres puntos soñadores.el gol de Benites con el cual ganó, el arquero visitante Pucheta se enojó con un chico que alcanza las pelotas. El portero pateó un pelotazo hacia la montonera “Azzurra” y fue a buscarlo debido a que se encontraba festejando con el equipo. Luego el joven fue sacado de la cancha por los colaboradores del cuerpo técnico de Tula. Pero la cosa no concluyó ahí ya que posterior al pitazo final de Testa, Núñez Morales gastó a sus rivales y, durante cinco minutos, se armaron varios tumultos que no desembocaron en cuestiones mayores. Solo hubo empujones y el árbitro le sacó la tarjeta amarilla al chileno.
Sebastián Benites, autor del agónico gol del triunfo de la CAI
“Fue un partido muy duro, muy chivo. Lo peleamos, lo sufrimos mucho. Tuvimos expulsados, creo que injustamente, ellos también, fue un partido muy sucio. Pero estoy contento porque ganamos, porque hicimos valer el punto que sacamos de visitante. Jugando bien, jugando mal, el partido se ganó y habrá que corregir cosas en la semana. La jugada final no la preparamos. Fuimos a buscar la victoria como sea, necesitábamos ganar y lo hicimos”.
Sergio Núñez Morales, delantero de la CAI que jugó casi todo el partido contracturado
“Fue un partido bastante complicado. Cometimos muchos errores, no jugamos bien. Pero también tenés que tener un poquito de fortuna cuando no se puede jugar bien, también están las ganas de meter, de ganar y eso lo pusimos así que estamos contentos por el resultado, por como se ganó en el final y con nueve jugadores. Con este triunfo nos metemos en el grupo de arriba y nos queda un partido pendiente”.