Sarmiento y Ever Ready se unieron para aburrir

  • Imprimir
Uno estuvo más cerca que otro, pero quedó ahí, dibujado en el piso un cero a cero gigante que conformó más a Sarmiento, que estuvo cerca de perder pero que al final sumó un punto para continuar siendo líder, ahora junto al campeón Independiente, de Castelli.
 
Fútbol Nuestro
 
En el balance de un partido flojísimo, Ever Ready sólo acumuló un par de chances claras ante una sola que generó Sarmiento, sobre el cierre del primer tiempo cuando Madrid Herrera reventó el travesaño con un remate lejano. Sólo eso. Muy poco para un puntero.
Escasos de ideas, la actitud del blanquinegro fue más fresca pero intermitente, con un diseño diferente y otros nombres: Milton Díaz como lateral, Barberena como segundo central, Alfredo Díaz volanteando por derecha y el pibe Enzo D’Angelo debutando en el medio. Fue un Ever Ready raro.
Del otro lado, Sarmiento presentó su receta de siempre, batallando en la zona de gestación y tratando de explotar con Madrid Herrera y la obligación a la que somete arriba Sebastián Mitta. Funcionó poco.
Complicó el viento, que favoreció a Ever Ready en el segundo tiempo, parte en la que Yori metió mano para retocar su equipo intercambiando posiciones a varios futbolistas. Allí el equipo de Irazábal buscó y obligó. Tuvo algunas oportunidades, pero no concretó. Al fin de cuentas, no hizo demasiado como para llevarse un triunfo. Estuvo bien el empate, premio para dos poco ambiciosos.
Independiente llegó a la cima
Dando vuelta un partido que comenzó perdiendo y jugando mal, sobre la hora Independiente de Castelli le ganó en su cancha a Dolores 2 a 1, y se convirtió también en líder acompañando a Sarmiento.
Pudo el Rojo reponerse en el complemento, ante un Dolores que tuvo otra vez en Marcelo Arévalo a su hombre-gol desequilibrante. El artillero puso al albiverde rápidamente arriba en el tanteador, y ese 1-0 se mantuvo a lo largo de todo el período, sin que Independiente logre reaccionar.
El “Gitano” recién pudo empatar a poco de iniciarse la etapa final a través de Facundo Polo. Se agrandó, mejoró su juego y fue más punzante. Pero tuvo que esperar casi hasta el último minuto para que el “Tuta” Gabriel Barrios quiebre la resistencia de Canale y colocar el 2-1 que alojó al campeón en la cima.
Lluvia de goles en el Estadio
Las emociones están a la orden del día en el fútbol nuestro, y salvo en Sarmiento-Ever Ready, los goles mandaron en la jornada. Ayer en el Estadio la acción se abrió con un emocionante 2-2 entre Social e Independiente, y prosiguió luego con un atrapante 3-3 entre Ferro y Deportivo Castelli.
Los dos partidos se definieron sobre el cierre. Primero, Social ganaba 1-0 con un gol de Federico Roncoroni, pero en el segundo período Independiente reaccionó y lo dio vuelta. Un golazo de Franco Carlomagno puso las cosas 1-1, y después Enzo Cano colocó el 2-1 parcial.
Social no bajó los brazos, y contrariado y todo fue a buscar. Lo encontró con Gonzalo Soria para al menos salir de perdedor. El delantero estampó el 2-2 final y sumó el primer punto del certamen.
Ferro y Deportivo Castelli regalaron otro partido emocionante, plagado de goles, pero también de errores. Al fin de cuentas, entretuvieron con un juego cambiante, que se decidió casi en el instante final, cuando Lucas Aristegui puso el 3-3 definitivo que le puso el moño a un cotejo muy disputado.
Había empezado ganando el elenco castellense con un gol de Raúl Gestido a los 24 minutos de juego, pero enseguida empató Ramiro Aristegui. Todo a fojas cero y volver a empezar para un Deportivo más obligado, que aún no ganó en el torneo y que empieza a dejar chances de avanzar.
En el arranque del segundo tiempo Lucas Rógora estampó el 2-1 para un Deportivo que parecía empezarle forma al triunfo. No pudo mantenerse demasiado, porque a los 17’ apareció un lindo gol de tiro libre de Ricardo González para el empate parcial.


Empecinado, el visitante volvió a insistir y quedó otra vez en ventaja a los 25’ a través de la definición de Nicolás Etcheverry. Pero el 3-2 lo aplastó a Deportivo, que fue a refugiarse peligrosamente muy cerca de su arco, tanto que Ferro lo encerró hasta que lo empató, con el arquero Javier González como cómplice y el oportunismo de Lucas Aristegui.