Atletico Palpalá campeon del anual de la Liga Jujeña.

Con goles de Vilca, Albornos y Pascuttini, Atlético Palpalá, dio su primera vuelta olímpica en un torneo de primera división de la Liga Jujeña de Fútbol, venciendo a General Belgrano por 3-2 (Mercado y Estrada, marcaban para el “decano”). Con la obtención del certamen, el “pirata” jugará su segundo torneo Federal C.

 

No habiendo podido con El Cruce la fecha anterior, y habiendo ganado en la presente fecha 27, Lavalle y Gimnasia sus respectivos partidos, al conjunto “pirata” le bastaba con sumar un punto, para sumar la primera estrella en 57 años de vida.

De juego intenso, sabiendo que Belgrano debía ganar para mantenerse en puestos de clasificación al cuadrangular final, al encuentro le cabía cualquier ganador, ya que ambas escuadras, generaron suficiente como para quedarse con los tres puntos.

En tan solo dos minutos de juego, la asistencia de Albornoz a Vilca, para que este último, abra el marcador a favor de los “piratas”, implicaría la ventaja para los futuros campeones, a quienes les bastaba con empatar para conseguir el tan ansiado título.

Con la vuelta de algunos de sus buenos valores, Belgrano salía rápidamente en pos de la igualdad, y precisamente Mercado, era quien se encargaba de lograrlo, primero avisando con un tiro libre que pasaba cerca, y luego con el gol, que llegaría también de pelota parada, pero luego de que Caarrizo en el área se la bajara al goleador “decano”, en 9 minutos del período inicial.

A falta de seis minutos para el descanso, Albornoz eludió la marca, y tras acomodarse estableció el segundo festejo para Atlético Palpalá, que se ponía arriba en el tanteador, para volver a dominar las circunstancias. Antes del entretiempo, Vergara pudo empatarlo nuevamente, pero definió mal ante el achique del portero Velasquez.

Acto seguido, Valdez definía la pena máxima sancionada por el árbitro Monzón, tras las fallas defensivas en Belgrano. El ejecutante, no podía establecer la diferencia para los de Palpalá, que debían conformarse con el 2-1 a su favor, al término de la primera parte.

Ya en el complemento, los de la villa, aguantando los embistes de Pascuttini, sin dudas la figura del partido, lograban empardar nuevamente las cosas, jugando incluso en inferioridad numérica. Estrada, de tiro libre al punto del penal, no era desviado por Carrizo, complicando la visión del portero Velasquez, para terminar con la pelota adentro del arco. Se jugaban, 25 minutos de la segunda mitad, y al partido le surgiría un constante ida y vuelta.

En ese transcurrir, Pascuttini se ponía el equipo al hombro, y en una de sus tantas encaradas, remató a gol, y el esférico se desviaba en la espalda de un defensor rival, para ingresar a la meta, casi pidiendo permiso, y otorgándole el campeonato a Palpalá, faltando 15 minutos por jugar.