LIGA TRENQUELAUQUENSE: Monumental se consagró campeón del año

  • Imprimir

FUENTE: LA OPINION (del 17/10)

El “Canario” venció al “Verde” en la segunda final de la temporada de primera división y se coronó como el mejor equipo del año dentro de la Liga Trenquelauquense de Fútbol. Damián Rostagno y el goleador del 2016, Ezequiel Marelli, convirtieron para la visita, mientras que Francisco Cabrera había logrado la igualdad transitoria para los suyos.
 
 

El “Canario” voló bien alto. La ciudad se tiñó de amarillo. Este equipo fue “monumental”. Cualquiera de estas afirmaciones es válida para explicar lo que sucedió ayer en la segunda final del año que puso en juego la Liga Trenquelauquense de Fútbol para sus primeras divisiones, donde Monumental derrotó como visitante por 2 a 1 a Ferro y se quedó con el título de campeón del año, en un hecho histórico para la institución que no se daba desde hace 24 temporadas.
La espera fue larga y los festejos también. Merecidos, muy merecidos. Porque este equipo respetó a lo largo del año una filosofía de juego establecida por la dupla técnica de Lucas Castrillón y Eduardo Toledo, y eso tuvo su recompensa. A pesar de algún sinsabor en el camino, el objetivo se cumplió. Además, como broche de oro, Ezequiel Marelli finalizó como el goleador del campeonato, aportándole al club una distinción más.

La final

Ferro y Monumental jugaban mano a mano para dirimir al mejor del año. Esta vez sin ventaja para ninguno de los dos. Lejos de cualquier especulación, el “Canario”, de visitante, salió a jugar como siempre y rápidamente se encontró con la apertura del marcador.
Se jugaban los primeros segundos del encuentro, cuando Proetto fue a presionar al campo rival y generó un avance que derivó en corner a favor de los de amarillo. El propio delantero se hizo cargo de la ejecución y mandó un centro muy pasado al segundo palo, Martín Caracotche, de cabeza, la bajó al primero y Rostagno, por la misma vía, concretó el primer gol de la tarde, para el delirio de toda la parcialidad llegada desde el “barrio de los jardines”.
Después del tanto inicial Ferro buscó una reacción rápida pero no tuvo claridad para generar situaciones de riesgo en el arco defendido por Lautaro Luján. Fue más un impulso desde lo anímico que desde lo futbolístico.
El delantero del “Verde” Pablo Busquets probó desde afuera del área buscando el empate pero su remate se fue lejos. Y a los 19 minutos Lautaro Luján fue el encargado de patear un tiro libre cerca del área de Damián Azuraberrena, pero la pelota se fue por arriba y no logró inquietar al 1 local.
Unos minutos más tarde Luján volvió a ser protagonista de una jugada de riesgo, aunque esta vez en su propia área. El arquero salvó a su equipo deteniendo con los pies un remate de Agustín Ramos, que había ingresado sin marca por el sector derecho.
Y a los 40 minutos de la primera etapa llegó el empate de Ferro. Tras un tiro de esquina ejecutado por Guillermo Martín, Francisco Cabrera aprovechó el yerro de Luján, quién salió a descolgar la pelota y vio como ésta se le escapó entre sus manos, así el jugador “verde” definió sin resistencia alguna, solo frente al arco vacío.
El local se agrandó y fue en busca del tanto que lo pusiera al frente en el marcador. Y lo tuvo sobre el final el “Verde” por medio de un tiro libre de Gonzalo Ortellado, aunque el arquero de Monumental, con una mano, impidió que la pelota se metiera en el ángulo y pudo sacarla por arriba del travesaño.

Segundo tiempo

El complemento empezó intenso. Primeramente intentó Busquets para Ferro, pero no pudo con el portero del “Canario”. Luego Proetto habilitó a Marelli, quién le ganó a Godoy en primera instancia, pero después el defensor se repuso y evitó el avance del delantero, que se iba solo para definir frente a Azurabarrena.
A los 12 minutos casi convierte Juan Manuel Bailón, después de un córner que no parecía riesgoso. El defensor cabeceó en el segundo palo y casi la mete de emboquillada, superando por arriba a Azuraberrana, aunque sobre la línea llegó un jugador de Ferro y salvó a su equipo.
Cuatro minutos después lo tuvo Santiago Santomingo, pero su cabezazo se estrelló en el travesaño y se fue por arriba. Fue una de las últimas del delantero, ya que luego sería reemplazado por Braian Gauna.
El partido perdió intensidad y el juego se apagó. Y aunque faltaba mucho tiempo, algunos empezaron a ver factible la posibilidad de una definición por penales. Hasta que a los 28 minutos del segundo tiempo apareció Ezequiel Marelli con una palomita impecable para batir a Azurrabarrena y así, de cabeza, establecer el 2 a 1 que terminaría siendo definitivo. La jugada la elaboró Damián Rostagno por derecha y el “nueve” no perdonó, mostrando una vez más por qué fue el goleador del año.
Monumental y Ferro tuvieron algunas oportunidades más en los minutos finales, pero entre los arqueros y los defensores se encargaron de evitar más goles.
El árbitro Mario García marcó el final del partido y la fiesta fue pura y exclusivamente de Monumental, ante la mirada y presencia de los jugadores y el cuerpo técnico de Ferro, que aplaudieron caballerosamente la vuelta olímpica, en un hecho destacable de quienes acababan de perder una final.
Damián Rostagno levantó la copa y Monumental gritó campeón, en una postal que esperó 24 años para repetirse y que perdurará en la historia.