LIGA DE AZUL: ESTE AÑO, DESDE LA VILLA….

FUENTE: DIARIO EL TIEMPO

Sportivo Piazza ganó la novena estrella de su historia en la máxima categoría. Ayer volvió a vencer a Alumni, esta vez por 2 a 1, y se consagró campeón del Torneo Clausura 2016.

Sergio Valdez se fuga de la ya enardecida defensa alumnista como si se tratara de dos elementos destinados a no juntarse; intenta el control del balón en tanto observa que Michat cada vez avanza más cerca de su humanidad; con arrojo y justeza, el 9 impacta el balón un microsegundo antes de que el portero lo choque y derribe; el balón pica y va directo al poste diestro, analizando la conveniencia de golpear y buscar el palo opuesto o bien escaparse hacia el otro costado. La pelota impacta con tibieza en el vertical y va por su par opuesto, al cual apenas si roza para finalizar el derrotero junto a la red. Minuto 36 del complemento: Sportivo Piazza es campeón. Allí se decretó, al menos emocionalmente ambos lo manifestaron. Sin importar que aún restaba el golazo de Ridao, sin prestar atención al hecho de que Barbieri todavía tenía atajadas milagreras que concretar, sin considerar siquiera los vaivenes del azar. El industrial se consagró en ese segundo gol, momento en que la frustración albinegra alcanzaba alturas de relieve y con la serie 3-0. Todo lo demás hubiera podido alterar todo, pero no lo hizo.

El conjunto piazzista y su rival de esta llave fueron, claramente, los dos mejores equipos del Clausura. A esta final llegó como punto, pues la arrolladora campaña y el rendimiento muy destacado hacían que Alumni dispusiera de cierto favoritismo. Pero entre las muchas virtudes que posee todo lo que concierne a este juego, emerge cada tanto la de reírsele en la cara a la lógica, a lo que “debe ser”. Piazza: sus jugadores, su cuerpo técnico, sus dirigentes, sus hinchas, se fueron cantando “Piazza ya salió campeón”.

Luego de la muy opaca primera parte de esta llave, uno sospechaba que al menos durante estos segundos noventa minutos, muchas cosas para conservar no había. Y esta final, por suerte, aunque sin deslumbrar fue mucho mejor que su antecesora. Claro que ambos ya no estaban en reposo: Alumni moría por el pitazo inicial que lo habilitara a intentar revertir el 0-1, en tanto que Piazza abordó la revancha con la premisa de no malograr lo ya consumado.

El local, por lo antes dicho, se obcecó en vulnerar a una defensa que no hacía demasiado pie por los costados (Villarejo volvió a estar poco auxiliado por Pérez en el primer tiempo) pero que desde la saga se fortalecía. Ridao y Guevara principalmente usufructuaban la borda diestra de su ofensiva y constantemente de la misma manera: avance por izquierda, enganche hacia el perfil derecho y centro. No se establecía el cotejo, no anclaba en una mitad; si bien Alumni asumía la iniciativa, las respuestas industriales eran profundas y alertaban lo suficiente.

A diferencia de su oponente, Piazza centralizaba la creación, por momentos con los habituales lanzamientos a Valdez, pero otro tanto a partir del circuito Bedoya-Sánchez, a quienes padecía notoriamente Blando. En torno al 5 de la cebra (tal vez desprotegido en el retroceso), la visita gravitaba directamente contra el fondo, y así devino el gol: Sánchez no tuvo dificultades, en tres cuartos, de decidir jugar profundo a la corrida que Facundo Parodi hizo entre Arrigoni y los centrales; cuando el 7 conectó la bocha fue a través de un disparo a media altura que, con mucha justeza y potencia, venció a Michat sobre su palo zurdo. Estupendo tanto del delantero.

El panorama era exquisito para seguir soñando en verde y amarillo. La diferencia ahora era de dos y, definitivamente, el albinegro estaba duramente condicionado a olvidar resguardos y excesivas protecciones. Piazza sólo debía saber administrar ese estado de ánimo rival y sostener una solvencia general que Alumni no alcanzaba a descifrar. Más allá de los errores arbitrales en algunas sanciones, no conseguía (por citar un ejemplo) resolver la reducción de espacios que, en línea, jugaba el fondo villero. Esa suerte de tríada ofensiva que componían Ridao, Guevara y Duarte no resolvía por sí sola y tampoco alcanzaba a sintonizar con un medio campo que empujaba pero poco propiciaba.

En el paño del segundo tiempo, el albinegro apostó las fichas que aún cobijaba. Layús se sumó al ataque y en el fondo se pararon tres. Garay reemplazó a Blando y Rodríguez dejó de ser un volante central adelantado que redoblaba la presión alta. Sin continuidad y cediendo terreno, Piazza sostenía las apetencias ofensivas, más no sea con el vago recurso de la segunda jugada.

Reclamar claridad de juicio resultaba posible pero un tanto injusto (a no ser que se considere robots a los jugadores). El segundero del reloj era tortuoso para Mariani y los suyos y el resultado global les recordaba su desdicha de cara a la copa. Lo anímico ganaba injerencia. Pero más allá de todo lo desfavorable, Alumni seguía siendo el mejor de los dos y generaba ocasiones claras que, merced a sus intervenciones en ellas, iban delineando la figura máxima de esta final: Hernán Barbieri.

Territorialmente el control era albinegro, cada tanto disponía el local de chances nítidas (de cuyo fracaso Barbieri no era el único responsable, también la impericia en la definición hizo lo suyo), pero así y todo no había martirio para Piazza en el desarrollo, no se apreciaba un constante pesar en el conjunto de la Villa Industrial.

Llegó el momento que cristalizó la suerte de este mano, la notable definición del “Negro” por sobre el desesperado salto de Michat, y los análisis minuciosos estallaron.

El arquero piazzista aprobó con 9, Alumni entregó lo que tenía con hidalguía y pudo descargar su tristeza en el estupendo gol de Mariano Ridao, a los 45’, un notorio disparo de zurda que halló camino en el ángulo superior diestro de Barbieri.

Algunos de estos jugadores y este cuerpo técnico son aquellos que perdieron dos finales consecutivas en 2014, cuando el adjetivo más suave que se ganaron (no de manera unívoca, claro) fue el de “pecho frío”. El mismo pecho que hoy les quema de felicidad (como hace un año), un ardor que insufla el corazón y quema hasta la garganta. Esa garganta que, a un lado de la vía, grita y completa la canción: “Salió el nuevo campeón”.

LA FIGURA 

Hernán Barbieri
<
>
 

La mejor manera (o al menos la más concisa) es decir que el arquero de Piazza pudo con todo, y de manera espectacular, salvo con el hermoso remate de Ridao en el descuento. Sus atajadas conservaron la diferencia y frustraron a Alumni.

Alumni 1 – Piazza 2

  Alumni

  1. Michat
  2. De la Canal
  3. Borda
  4. Arrigoni
  5. Blando
  6. Pomphile
  7. Ridao
  8. Rodríguez
  9. Guevara
  10. Duarte
  11. Pouyannes

DT: S. Mariani

Piazza

  1. Barbieri
  2. Gómez
  3. Giménez
  4. Villarejo
  5. Bedoya
  6. Iztueta
  7. Parodi
  8. Pérez
  9. Valdez
  10. Brienzo
  11. Sánchez

DT: C. Hourcade

Cancha: Emilio S. Puente

Arbitro: C. Coria

Asistentes: R. Gastaldi y M. Coronel

Suplentes de Alumni: R. Ibáñez, G. Garay, M. Flores, S. Bustamante, J. Layús.

Suplentes de Piazza: E. Figueroa, H. Iztueta, E. Valdez, A. Moyano, A. Parodi.

Goles: PT: 21’ Facundo Parodi (P). ST: 36’ Sergio Valdez (P), 45’ Mariano Ridao (A).

Cambios en Alumni: ET: J. Layús por A. Pouyannes y G. Garay por C. Blando.

Cambios en Piazza: ST: 19’ A. Parodi por F. Parodi; 26’ H. Iztueta por J. Pérez; 30’ A. Moyano por R. Sánchez.

Incidencias: expulsado ST: 47’ Agustín Parodi (P).

PIAZZA CAMPEÓN DEL TORNEO CLAUSURA 2016 —-

“Somos un grupo unido y con mucha humildad”

Así lo expresó Leo Villarejo al referirse cual fue el mayor virtud del industrial durante esta campaña que lo llevó a quedarse con el título del segundo certamen del año de la Liga. Además, EL TIEMPO dialogó con Emilio Brienzo, el técnico Carlos Hourcade, y Ramón Sánchez.

<
>
 

En el campo del Emilio S. Puente todo era felicidad, el “dale campeón” sonaba muy fuerte en toda la familia piazzista. El triunfo ante Chacartia por 2 a 1 ya era historia y sólo había tiempo para festejos, abrazos y lágrimas entre los jugadores, cuerpo técnico e hinchas del nuevo campeón del fútbol local.

EL TIEMPO aprovechó la oportunidad para conocer la opinión, en el momento de mayor emoción, de Leo Villarejo, Emilio Brienzo, el entrenador Carlos Hourcade y Ramón Sánchez.

Leo Villarejo: “Vine para salir campeón y por suerte se me dio”

“La verdad es algo inexplicable lo que estoy viviendo. No hay palabras que puedan explicar todo lo que estoy sintiendo y se me pasan una bocha de cosas por la cabeza”

“Es algo increíble todo lo que viví en Piazza. Al principio me costó adaptarme al fútbol de acá pero luego fui tomando el ritmo. Como dije desde un principio, vine para salir campeón y por suerte se me dio”.

“En el primer tiempo lo aguantamos igual que en el primer encuentro. Por suerte pudimos convertir y ponernos en ventaja. En el complemento, tuvimos jugadas para ampliar el marcador. Luego se nos vinieron pero terminamos siendo unos justos ganadores”

“La virtud de Piazza es que somos un grupo unido y con mucha humildad”.

Emilio Brienzo: “Piazza salió campeón por los huevos”

“No tengo palabras para explicar todo lo que estoy viviendo. Estoy totalmente agotado. Quiero felicitar a los muchachos de Alumni, los jugadores de Alumni dejaron todo y que se queden tranquilos los hinchas de Alumni porque tienen un equipazo y dentro de poco se les va a dar”.

“En el segundo tiempo es donde más sufrimos, tienen un juego un espectacular y tienen grandes jugadores sumado al cansancio nuestro nos fuimos metiendo atrás. Pero en el primer tiempo jugamos bien y controlamos el partido”.

“Piazza salió campeón por los huevos. Hace tres años que no le podemos ganar a Alumni y le ganamos las dos finales en la cancha de ellos. Ganamos los dos partidos más importantes”.

“Saludos para mi hijo, mi novia y a toda mi familia”.

Carlos Hourcade: “Se formó un grupo humano muy bueno”

“Fuimos campeones por un montón de cosas. Por sacrificio, porque los chicos se pusieron las pilas después de un relax en el primer campeonato. Sabía que estábamos para esto, porque sabía lo que teníamos adentro del plantel. Hoy (por ayer) fue un partido muy difícil y con garra lo sacamos adelante”.

“Controlamos el partido en el primer tiempo. En el complemento Alumni estaba obligado a salir y nosotros teníamos que estar tranquilos, bien paraditos en el fondo y no cometer infracciones cerca del área. En un contra pudimos convertir el segundo y ahí nos tranquilizamos demasiado”.

“Son finales y no siempre se puede jugar bien y con buen fútbol, a veces estos partidos se ganan corriendo y con garra”.

“Si bien habíamos perdidos los dos partidos en este año, nosotros pudimos ganar las dos finales, que eran los dos partidos más importante del año”.

“La virtud de este equipo es la garra. Además por la gente que siempre nos apoya y nos alienta. Se formó un grupo humano muy bueno. Un cuerpo técnico que no aflojó en todo el año y un grupo de dirigentes que siempre estuvo con nosotros”.

“Quizás descansamos unos días, puede ser hasta el jueves que viene y después arrancamos de nuevo para empezar a preparar la participación en el Federal C.

Ramón Sánchez: “Piazza es lo más grande que hay”

“Siento mucha alegría, una felicidad muy grande porque luchamos durante todo el campeonato para conseguir esto y por suerte se nos dio y hoy (por ayer) podemos festejar”.

“Salimos a no quedarnos atrás, porque sabíamos que ellos iban a salir con todo. Por suerte pudimos hacer el gol y así manejamos la pelota y el partido. En el complemento tuvimos que aguantar y por suerte ahora podemos festejar. Piazza es lo más grande que hay.”

Campeones oficiales

2016. Boca Juniors (8) ///// Sportivo Piazza (9)

2015. Alumni Azuleño (25) ///// Sportivo Piazza

2014. Sarmiento (Tapalqué) (3) ///// Chacarita (6)

2013. Chacarita

2012. Chacarita

2011. Cemento Armado (7)

2010. Sarmiento (Tapalqué)

 

2009. Alumni Azuleño

2008. Alumni Azuleño

2007. Chacarita

2006. Azul Athletic (15)

2005. Chacarita

2004. Azul Athletic

2003. Sportivo Piazza

2002. Azul Athletic

2001. River Plate (1)

2000. Alumni Azuleño

 

1999. Azul Athletic

1998. Azul Athletic

1997. Sportivo Piazza

1996.

1995. Alumni Azuleño

1994. Alumni Azuleño

1993. Azul Athletic

1992. Azul Athletic

1991. Alumni Azuleño

1990. Sportivo Piazza

 

1989. Azul Athletic

1988. Alumni Azuleño

1987. Alumni Azuleño

1986. Sportivo Piazza

1985. Sportivo Piazza

1984. Azul Athletic

1983. Azul Athletic

1982. Sarmiento (Tapalqué)

1981. Alumni Azuleño

1980. Azul Athletic

 

1979. Azul Athletic

1978. Chacarita

1977. Alumni Azuleño

1976. Alumni Azuleño

1975. Alumni Azuleño

1974. Boca Juniors

1973. Boca Juniors

1972. Boca Juniors

1971. Alumni Azuleño

1970. Alumni Azuleño

 

1969. Alumni Azuleño

1968. Alumni Azuleño

1967. Cemento Armado

1966. Cemento Armado

1965. Azul Athletic

1964. Unión Chillar (1)

1963. Vélez Sarsfield (1)

1962. Alumni Azuleño

1961. Cemento Armado

1960. Cemento Armado   

 

1959. Alumni Azuleño

1958. Boca Juniors

1957. Boca Juniors

1956. Alumni Azuleño

1955. Alumni Azuleño

1954. Boca Juniors

1953. Alumni Azuleño

1952. Sportivo Piazza

1951. Sportivo Piazza

1950. Alumni Azuleño

 

1949. Alumni Azuleño

1948.

1947. Azul Athletic

1946. Azul Athletic

1945. Alumni Azuleño

1944. Boca Juniors

1943. Cemento Armado

1942. Sportivo Barracas (2)

1941. Sportivo Barracas

1940. Deportivo Azul (1)

 

1939. Cemento Armado

 

Entre paréntesis la cantidad de titulos del club en el ultimo año que lo obtuvo.

En los años que se indican en blanco no se disputo el torneo.

PIAZZA CAMPEÓN DEL TORNEO CLAUSURA 2016 —-

La noche de la consagración

Sportivo Piazza es el nuevo campeón de Primera División. La noche en que los industriales volvieron a celebrar un título oficial reflejado en fotos. Desde el momento en que los flamantes campeones iniciaron los movimientos precompetitivos en el Emilio S. Puente llegando hasta los festejos en la fuente de la Plaza San Martín, lugar habitual y tradicional de todas las celebraciones.

<
>