LIGA TUCUMANA: Marapa logró su primer título de Liga en un emotivo encuentro

FUENTE: http://www.lagaceta.com.ar/deportes

El "León" arrancó perdiendo pero dio vuelta el partido.

VUELTA OLÍMPICA. Moreno (16), autor del gol del triunfo, Dip con la copa en su mano derecha, y el resto del plantel de Marapa recorren la cancha de San Martín saludando a su gente, que lo alentó en todo momento y pudo festejar al final. la gaceta / fotos de diego aráoz

Once años atrás, Marapa había quedado en la puerta de lograr lo que todo equipo anhela: obtener su primer título del Anual de Primera de la Liga. No hubo título, medallas ni gloria en aquel momento, pero sí ganas de ir por la revancha, sin importar cuánto tiempo tome. Ayer, el “León” al fin pudo hacer gala de ser el rey de la selva, de la Liga. Bien merecido lo tiene porque al final de cuentas fue el que quiso quedarse con el título, independientemente de lo que Almirante Brown, de Lules, propuso.

Marapa empezó tan cruzado que zafó del 2-0 cuando el tiempo ni siquiera había cruzado la línea del cuarto de hora. De hecho, Marapa era un descontrol generalizado ya que no podía concretar dos pases seguidos. Su manija, el interminable “Chero” Fernández, era el único capaz de sorprender con un toque sorpresa entre los futbolistas que jugaron ayer en La Ciudadela.

Lo cierto es que “Chero” no había empezado a manejar el timón de su equipo cuando Carlos López ya le había dado la victoria parcial al “Marino”. Gran definición, de palomita, tras un córner.

Esa conquista, la del 1-0, fue determinante para que las estrategias de ambos dieran un giro en sus respectivos libretos. Brown especuló con la contra, apoyado en la pimienta de López, mientras que Marapa, con más ganas que inteligencia, contaba con la mano benefactora de la suerte que supo sostener su estantería hasta el descanso.

De ida y vuelta

Entre jugadas de ida y vuelta, de no darse respiro, porque ambos hipotecaron su mediocampo, el primer tiempo se fue con la sensación de que nada estaba dicho.

Siendo el perdedor, Marapa mejoró su propuesta desde el momento en que dejó de lado uno de sus recursos favoritos, el pelotazo, y probó al ras del suelo. Entonces, la figura de Diego Díaz, errático en los 45’ iniciales, tomó tamaño de gigante, al igual que la del ingresado José Moreno, el hombre que recogió los platos de la mesa y luego se quedó con la copa. Ni hablar de Sebastián Dip, potente en velocidad, filoso con la lengua, asesino con la cabeza.

Yendo de un costado a otro, haciendo ancha la cancha, Marapa llegó al empate después de un gran centro de Díaz y de un mejor cabezazo de Dip. Empezaba otro partido, el que Marapa soñó con jugar. Sobre la hora, y estando con un hombre de más, Moreno, al que todos le dicen “Mugre”, definió cruzado tras una excelente habilitación de José Luis Rodríguez.

Con 84’ jugados, lo inmediato para el “León” fue sostener su imperio. Tuvo suerte, sí, pero la mereció. Un cabezazo de Juan Paz en el alargue pudo haber estirado la serie a los penales. No fue. Lo que sí fue es que Marapa gritó campeón. Merecido lo tiene.

Promesa a la Virgen del Valle

La imagen de la Virgen del Valle se pasaba de mano a mano entre los jugadores, cuerpo técnico y allegados a Marapa. “En la semana vamos a viajar a Catamarca a agradecerle por este título”, comentó el técnico Walter Villafañe, que se hizo cargo del equipo en el peor momento de la segunda fase y lo condujo al título.

“No supimos liquidarlos”

Sergio Peralta, el volante central de Almirante Brown, lamentó la derrota: “al partido lo perdimos nosotros porque no lo supimos liquidar en el primer tiempo. Ellos tienen dos goleadores que están pasando por un buen momento y no nos perdonaron. Duele perder de esta forma”.

Los papelones de siempre: violencia en las tribunas

Lo insólito fue ver que mientras Brown ganaba, en la tribuna reservada para sus hinchas hubo trifulcas por un lapso de 10 minutos. Violencia sin fin, lamentablemente. Luego sucedió algo similar entre simpatizantes de Marapa, que también arrojaron proyectiles y botellas al campo durante el primer tiempo. La final pudo haberse suspendido.

Viejos son los trapos

Horacio Fernández y José Carreño, ambos de 42 años, concretaron una nueva hazaña y esa fue el campeonato de ayer con Marapa (foto inferior). “Es enorme la felicidad que tengo, especialmente por la gente. Es la primera vez que salgo campeón de La liga. Sumamos una estrella al club y lo disfruto. Nadie puede discutir que fuimos el mejor equipo de la temporada”, señaló “Chero”. “Llegué a Marapa como refuerzo para el Federal C y acá estoy, dando mi primera vuelta olímpica. Somos justos campeones”, indicó Carreño.